Transcazorlensis

Etapa 5: Siles – Montillana



Detalles técnicos

Dificultad: Baja, toda la ruta discurre por carretera o pista en buen estado
Reversibilidad: Sin problema.
Agua: Multitud de puntos.
Avituallamiento: En varios puntos es posible encontrar lugares donde comer, si bien una vez pasado el Camping de la Canalica y hasta El Robledo no encontraréis establecimiento alguno.

Presentación de la etapa

Esta etapa nos acercará a las zonas más amplias del parque, que están conformadas por la desembocadura del río Hornos en el pantano de El Tranco, la mayor masa de agua de todo el espacio protegido. Este embalse, a pesar de acumular las aguas de un Guadalquivir todavía muy joven, es capaz de concentrar en su vaso casi 500 hecómetros cúbicos. Cubriendo una superficie de 1.800 hectáreas, podremos observarlo desde su parte norte, ofreciéndonos una vista magnífica con la sierra de Las Villas como telón de fondo, objetivo de la etapa siguiente.

Es una etapa que tiene una primera mitad de subida, hasta la fuente de Navalcaballo, desde donde iniciaremos un descenso que rodeará la mole representada por el emblemático pico de El Yelmo. Bajo su sombra alcanzaremos las planicies de las colas del Tranco, para rodar de aldea en aldea hasta nuestro punto final de etapa y lugar de descanso propuesto, el camping de Montillana.

Km 0 – Siles

Abandonamos la antigua Silis, baluarte defensivo de Al-Ándalus y vigilante de los caminos de levante para volver a adentrarnos en la masa forestal generosa de estas sierras. Siles es un buen lugar no sólo para el descanso, sino para alguna reparación de nuestras máquinas, en la ferretería que se encuentra en la población. Su dueño es un aficionado al ciclismo que de seguro os atenderá adecuadamente, nosotros aún le agradecemos ese sillín que nos prestó y que posibilitó parte de esto que estás leyendo. Tienes más información en la sección Alojamiento.

Cruce a la salida de Siles

Cruce a la salida de Siles

Buscaremos la parte baja del pueblo, siguiendo la carretera principal que sale de la población. Recién abandonada la localidad, y antes de cruzar sobre el río, tomaremos el desvío que surge a nuestra izquierda, que sigue el cauce del río de los Molinos, bajo la forma de una pequeña carretera asfaltada.

Km 3 – Área recreativa Peña del Olivar

En pocos kilómetros alcanzamos el área recreativa «Peña del Olivar», donde podemos abastecernos de agua en la fuente del lugar. El lugar es fresco, con un remanso del río a modo de piscina natural. A partir de este punto aumentará la pendiente, siempre sobre el asfalto y bajo la sombra de los pinos. Es una pedalada cómoda que podemos hacer a nuestro ritmo disfrutando de la densa fronda.

Por los bosques de la Sierra de Segura

Por los bosques de la Sierra de Segura

A menos de doscientos metros del área recreativa parte un carril a la izquierda, que sigue fiel al trazado del río, y que nos llevaría a empalmar con la ruta de la etapa anterior. Nosotros continuaremos sobre la carretera, ganando altura con tesón en un paraje cada vez más bello. El trazado se hace más pendiente en unas curvas y contracurvas que nos llevarán hasta la cortijada de la Fresnedilla.

Km 7 – Desvío a La Canalica

Encontraremos una segunda fuente a pié del camino y, un poco más arriba, el desvío hacia el camping de La Canalica, también marcado por una gran fuente. Abandamos aquí el rodaje sobre asfalto para tomar un carril que, en unos metros, pondrá a prueba nuestras piernas. El carril continua suave hacia el camping, pero nosotros, pasado el desvío de la fuente comentado anteriormente y a unos doscientos metros de éste, optaremos por la pista ascendente que surge a nuestra izquierda.

Esta pista culmina, poco después de otra fuente, en un collado, aproximadamente cuando nos encontremos en el kilómetro 9.5. Desde aquí descenderemos suavemente, en un paraje calmo, hasta encontrarnos de nuevo con la carretera, en un punto por el que ya pasamos en la etapa anterior en sentido descendente. Los próximos 4 o 5 kilómetros discurren solapándose con el trazado anterior. Llegamos así al campamento juvenil de Las Acebeas, que ya vistáramos en la etapa anterior. Es en el kilómetro 14 cuando los trazados divergen, en el cruce que viene de la Nava del Espino. En esta ocasión continuaremos de frente, ya por parajes inexplorados, hasta alcanzar el Centro de Defensa Forestal de Navalcaballo.

Km 15 – Navalcaballo

Navalcaballo

Navalcaballo

Tenemos aquí otra fuente donde rellenar nuestros bidones. La carretera es ahora llana y de fácil rodaje, pues se mantiene paralela a la curva de nivel. Podemos avistar el Yelmo al fondo, y es bajo su presencia, recorriendo sus faldas, que tenemos buena parte de la ruta del día.

Desvío

Desvío (ojo, Rafa viene de subida porque está dando vueltas mientras echo la foto)

A unos cuatrocientos metros, después de la fuente, optaremos por la amplia pista que nace a la derecha y por la que iniciaremos un agradable descenso buscando las caras oeste y norte de El Yelmo. Podremos ver algunas bonitas cortijadas (como las de Moralejos) si miramos al norte, al otro lado del pequeño valle del río Trujala. Este descenso nos llevará hasta el corazón de un barranco, bajo los impresionantes cortados de la cara norte del Yelmo. El descenso sigue siendo lo predominante,  nos llevará hasta el pequeño collado del cortijo de los Frailecillos.

Moralejos

Moralejos

Km 28 – Barranco de Las Muelas

Bajo El Yelmo

Bajo El Yelmo

Podremos disfrutar de una panorámica privilegiada sobre el pueblo de Segura de la Sierra, dominado por su fortaleza y encrespado en una loma. La pista llega al barranco de Las Muelas, donde comienza una subida hasta otro pequeño collado, en un reducido desnivel de 100 metros que salvaremos sin problema gracias al descanso de la bajada prolongada. Desde este collado la pista sigue sin ganar o perder desnivel significativo, manteniéndose entorno a la cota de los 1.100 metros. Poco antes del kilómetro 33 encontraréis otra fuente, muy característica por su construcción en forma de gruta, en la orilla interior de la pista.

A escasos cientos de metros después nuestro camino muere en una pista que llega hasta la cumbre de El Yelmo pero que nosotros tomaremos en sentido descendente que rápidamente nos hará perder desnivel, buscando ya la vega de las colas del embalse de El Tranco.

Una mirada sobre Segura de la Sierra

Una mirada sobre Segura de la Sierra

Km 36 – El Robledo

Camping en El Robledo

Camping en El Robledo

Pasaremos así junto a las puertas del camping de El Robledo, ubicado en la parte alta de la población del mismo nombre. Ya por asfalto rodaremos cómoda y rápidamente atravesando la pequeña localidad para seguir rumbo oeste y alcanzar a un kilómetro otra aldea, la de El Ojuelo. En esta última localidad deberemos tomar la carretera principal a la izquierda, para salir de ella y, cruzando las huertas de esta llana vega, alcanzar la población de Cortijos Nuevos.

Km 40 – Cortijos Nuevos

Atravesando aldeas

Atravesando aldeas

Estamos ya en la «capital» de la vega y a poco más de 10 kilómetros de finalizar la etapa. Es en esta localidad que engancharemos con la carretera regional A-317 y que nos llevará, en dirección sur, hacia el cruce hacia Hornos, un pintoresco pueblo que domina desde su balcón la parte más norte del gran pantano de El Tranco.  Dejaremos la visita para otra ocasión y continuaremos tomando el cruce mencionado, que se encuentra aproximadamente en el kilómetro 42, a la derecha, para proseguir por la A-319, que es la que lleva hasta la misma presa del embalse. A pocos metros del cruce, cuando la carretera gira ampliamente hacia la derecha cambiar la dirección sur por la noroeste, llegamos al límite más al norte que pueden alcanzar las aguas del embalse. Es ahí donde surge una pista a la izquierda muy recomendable si nuestra intención es seguir por el valle del Guadalquivir hacia arriba. El trazado propuesto, en cambio, ya va buscando llegar a la presa para poco después surmergirnos en la siempre mágina Sierra de la Villas. Pero eso lo dejamos para nuestra última etapa.

Km 51 – Camping de Montillana

Siguiendo por esta carretera atravesaremos la aldea de Cañada morales, en torno al kilómetro 47. Unos dos kilómetros después, antes de tocar el seno del barranco de Montillana, se encuentra una gran fuente a la izquierda, por debajo de la carretera. Es este un pequeño pero hermoso lugar (si no hace demasiado calor) donde refrescarse observando las aguas del embalse. Es también momento de congratularnos por  dar casi por finalizada la etapa pues, a la vuelta del barranco, encontraremos el camping de Montillana, punto final de la ruta propuesta por hoy.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies