Transcazorlensis

Etapa 4: La Toba – Siles

Descargar track

Detalles técnicos

Dificultad: Alta, debido a la dureza de la subida al Collado de Góntar. Es una etapa muy rodable, pues discurre todo por pista en buen estado.
Reversibilidad: Sin problema.
Agua: Multitud de puntos.
Avituallamiento: En los primeros kilómetros y en los kilómetros finales. En general deberías llevar todo lo necesario para pasar una larga jornada de pedaleo intenso

Presentación de la etapa

Decimos adiós al valle del Segura

Decimos adiós al valle del Segura

Tras descansar las piernas en la etapa anterior, es hora de usar esas energías renovadas para atacar el puerto más duro de toda la Transcazorlensis: el Collado de Góntar, a 1.560 mts. Supone un desnivel de 800 metros a salvar en unos 10 kilómetros. Una vez alcanzado el collado el resto de la etapa es prácticamente una bonita bajada hacia la población de Siles, donde daremos por finalizada la etapa. En este día podremos disfrutar de los bellos parajes que la Sierra de Segura brinda a sus visitantes, visitando aldeas mínimas en pequeños valles, bajo la presencia de los magníficos calares de la zona, para adentrarnos en el vergel de acebos, en una etapa que nos llevará a los límites norteños del parque.

Km. 0 – La Toba

Abandonamos esta bonita aldea para regresar a la carretera y volver sobre los pasos de la etapa anterior, descendiendo junto al embalse de las Anchuricas que el río Segura alimenta con sus generosas aguas. Podremos así disfrutar de nuevo de este amplio valle, que va a fundirse con el Zumeta como pudimos comprobar. Tendremos así que recorrer los primeros kilómetros en cómo y suave descenso sobre asfalto, dejando atrás la presa y El Parralejo (punto de agua). Unos diez kilómetros más abajo desde nuestra partida se abrirá a nuestra derecha, hacia el norte, el pequeño valle del Arroyo de los Huecos, el que nos llevará hasta el punto culminante de la jornada y que encierra la subida que debemos ganar con tesón y ánimo. Deberemos avituallarnos bien de agua en el  Parralejo en la fuente de Gorgollitas que hay poco después (en una curva cerrada a lal derecha), pues hasta casi 20 kilómetros después es posible que no podamos volver a abastecernos

Km. 11 – Desvío hacia el Valle de los Huecos

Comienza la subida

Comienza la subida

Aproximadamente, en el kilómetro 11, surge una carretera a la izquierda, después de una curva cerrada a la derecha. Tomaremos este desvío, que se inicia en fuerte rampa, como haciéndonos saber que lo que viene en la próxima decena de kilómetros no ha hecho más que empezar. Buscaremos nuestro propio ritmo, ese cambio de marchas y esa cadencia de pedaleo que nos permita ir ganando altura, a medida que nos alejamos del valle del Segura.

En un par de kilómetros llegaremos a la primera aldea, El Madroño, donde la pendiente se vuelve más relajada y donde podemos tomar un respiro bajo alguna de sus grandes encinas y madroños disfrutando de las vistas bajo las laderas de la Cabeza de la Mora al este.

Km. 15 – Peguera del Madroño

Buenas rampas pero mejor ánimo

Buenas rampas pero mejor ánimo

Tras recuperar el resuello continuamos hasta lo que será el final de la carretera en un suave pedaleo que sigue la curva de nivel. Alcanzaremos de este modo en menos de otros dos kilómetros Peguera del Madroño, otra pequeña y pintoresca aldea. Nuestro recorrido sigue fiel al Arroyo de los Huecos, por lo que dejaremos la aldea abajo a nuestra izquierda para tomar un carril que sale a la izquierda, dejando a la derecha el que sube hacia el collado. Bajaremos de este modo hacia el fondo del valle, para rodar con comodidad por él pues se hace más amplio cuando coincide con el valle de Arroyo Frío, que viene del oeste. Al fondo de dicho barranco surge el impresionante Calar del Cobos, una altiplanicie digna de ser visitada en otra ocasión.

Calar del Cobos sobre Peguera del Madroño

Calar del Cobos sobre Peguera del Madroño

Seguimos, por tanto, dirección norte manteniéndonos siempre en el carril principal y obviando los numerosos desvíos que hacia las cortijadas vecinas surgen por doquier. Pronto, estando ya próximos a la cabecera del valle, el carril gira hacia la izquierda, poniendo nuestro rumbo casi en sentido contrario, hacia el sur. En el kilómetro 19 aproximadamente pasaremos junto a una vieja cortijada, El Castellón, y desde ahí el carril se vuelve en dirección oeste, buscando el collado que se ubica en el hombro al norte del Cerro de Góntar, pico que es el límite norte del Calar del Cobos. En El Castellón y antes del collado tenemos puntos de agua. Tenemos por delante unos cuantos zig-zags en un carril con importante desnivel. ¡Ánimo que nos espera el collado y una larga bajada!

Km. 23 – Collado de Góntar

El collado de Góntar

El collado de Góntar

Alcanzamos así, exhaustos, el collado de Góntar, un amplio paso entre el cerro del Púlpito (a nuestra derecha) y el Cerro de Góntar (a la izquierda) que exhibe aquí su cara más escarpada. Es en estos tajos donde se encuentra el Paso de la Raja, una fisura en las paredes por donde puede pasar una persona. Merece la pena dejar las bicis en la praderita bajo los tajos y acercarse a verlo. Un descanso no viene mal y recuperar fuerzas con algún picoteo nos favorecerá el disfrutar de la bajada por el arroyo del Tejo.

Km. 26 – Fuente del Tejo

Justo antes de alcanzar la Fuente del Tejo (una  cortijada con actividad ganadera) cruzaremos, en el kilómetro 25 y medio un pequeño collado tras el cual pasaremos junto a las ruinas del cortijo  de a Viuda, con fuente. Alcanzaríamos la fuente del Tejo si tomáramos el desvío a la izquierda que encontraremos en el kilómetro 26, pero nosotros continuaremos dirección norte, empezando desde este punto una subida mantenida hasta un collado a 1.456 mts.  Estamos pasando ahora bajo las faldas del Cerro del Espino, siempre a nuestra izquierda, otro bonito calar. Pasado el collado podemos disfrutar de magníficas vistas de la sierra hacia la derecha.

Km. 30 – Nava del Espino

Desde el collado iniciaremos un descenso que nos llevará a la amplia nava del Espino. En el kilómetro 30 encontramos a la derecha la pista que baja hacia el río Tus, un paraje de gran belleza que hemos descartado en nuestro trazado al atravesar por fincas privadas. En la nava vislumbraremos a nuestra izquierda el cortijo del Pollo de la Víbora, y seguiremos pedaleando para salvar el ligero desnivel que nos deje ya en la carretera que lleva a Siles (pero que nosotros abandonaremos para optar por una ruta más alta).

Km. 33 – Cruce carretera

Con Navalperal al fondo

Con Navalperal al fondo

Estamos ahora sobre parte del trazado que haremos en sentido contrario en la siguiente etapa. Hacia el sureste podréis identificar la imponente hechura del pico Yelmo, que con sus 1.808 mts. domina la zona. Este es un pico que podemos ascender en bicicleta sin problema, pues hay pista hasta la cumbre, donde tendremos el premio de unas magníficas vistas.

Pero nuestro recorrido toma desde el cruce rumbo norte, alcanzando en unos pocos cientos de metros otro cruce, con un refugio del sendero GR-147 (Bosques del Sur) justo ahí. Al frente, sobre nosotros y como guiando nuestro pedaleo hasta este punto, podemos ver el calar de Navalperal. Su ladera más oriental, que es por donde rodaremos, encierra una de las poblaciones de acebos más importantes del sur de Europa.

Km. 36 – Campamento Juvenil Las Acebeas

Acebos

Acebos

En nuestra bajada pasaremos junto al Campamento Juvenil de las Acebeas, nombre muy adecuado dada la singularidad del paraje. Poco después abandonaremos la cabecera del valle, siempre sobre el asfalto, y tendremos que salvar un corto desnivel para continuar en descenso, ya en otro valle, rodeando por el norte el cerro de El Tambor. La carretera ofrece una pendiente más pronunciada y, teniendo en cuenta que compartimos vía con tráfico rodado, es importante extremar la precaución en cada curva.

Km. 39 – Desvío Cortijo Perdido

Tras una muy amplia curva de 180 grados a la derecha, encontraremos un desvío a la izquierda que lleva hasta una residencia de tiempo libre en lo que fuera un antiguo seminario, si bien continuaremos por la pista de la izquierda, en dirección norte. Llegaremos en pocos metros al Cortijo Perdido, donde hay una fuente. Es sobre esta pista por donde deberemos continuar nuestro camino, a los pies del Cerro Pedregoso. Esta solitaria pista nos permitirá rodar cómodamente al principio, con una tendencia a la bajada, hasta que alcanzamos el arroyo de las Anchuricas, sobre el kilómetro 42, en un cerrado barranco, que nos pasa a las faldas del cerro El Puntal, donde la pista se torna más guerrillera y nos obligará a una subida continua.

Km. 43 – Collado

Alcanzamos así un diminuto collado, con las paredes de El Puntal a nuestra derecha. Sin emocionarnos demasiado por el respiro, continuaremos la subdia hasta la cota de los 1.200 metros, donde la pista gira hacia el este rodeando un hombro del cerro a eso del kilómetro 45. Ahora sí, es momento de relajarse y saborear el resto de la etapa en una bajada placentera hacia el punto final de la etapa.

Km. 51 – Siles

Siles

Siles

En el kilómetro 49, justo en un cruce que se ubica en un collado a 990 metros de altura que alcanzaremos para seguir rumbo oeste hacia la localidad de Siles, se emplaza un pequeño mirador, que dejaremos a la izquierda, y que merece una parada para tomar las fotos de esta población y congratularnos por el buen día de bici que hemos echado.

Llegamos así a este norteño pueblo de la provincia de Jaén, que marca también el punto más al norte de toda la Transcazorlensis. Es momento de descansar y reponer fuerzas para regresar al sur, de nuevo hacia el corazón del parque, en la etapa que nos espera.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies