Transcazorlensis

Etapa 3: Don Domingo – La Toba



Descargar track

Detalles técnicos

Dificultad: Baja. Esta etapa es, en general, una bonita y rodable bajada, con una subida muy llevadera hacia el final. Todo discurre por carretera asfaltada.
Reversibilidad: Sin problema.
Agua: Multitud de puntos.
Avituallamiento: Varias poblaciones y comercios hosteleros en el camino.

Presentación de la etapa

Un relajado descenso

Un relajado descenso

Esta etapa es una buena oportunidad para descansar de las etapas anteriores, evitando las subidas largas y duras y circulando por asfalto, lo cual nos permitirá no sólo descansar, sino también rodar con cierta presteza, posibilitando llegar a destino temprano. Vamos a descender el valle de Las Nogueras y luego el amplio y largo valle del río Zumeta, para encontrarnos con el Segura en Las Juntas, donde se funden sus aguas y éste último toma el control orográfico. Podremos disfrutar de un recorrido cómodo y muy apropiado cicloturísticamente hablando, pues pasaremos junto a aldeas y pueblos, pantanos y parajes que nos motivarán más de una parada. Esto no está en absoluto reñido con la belleza de la etapa, así que esperamos que os quede memoria en la cámara.

Km. 0 – Don Domingo

Desvío a El Cerezo

Desvío a El Cerezo

Abandonamos esta pequeña aldea para, por una carretera estrecha pero en buenas condiciones, ir buscando el arroyo del Muso, dejando atrás los desvíos a las pequeñas aldeas de El Patronato, El Cerezo y Los Cañuelos. Llegamos así al Muso, donde su curso nos llevará hasta Los Teatinos y La Matea, esta última provista de bares, restaurantes y algún que otro hotel. De esta forma entramos en parajes más humanizados, plagados de cortijadas y huertas muy diferente a lo que hasta ahora nos hemos acostumbrado.

Huertas y sosiego

Huertas y sosiego

Aldeas que merecen una visita

Aldeas que merecen una visita

La carretera de estas aldeas no tardará en unirse a la A-317, desde donde merece la pena hacerse un retrato junto a ese cartel donde se indican las numerosas pedanías y poblaciones que hemos dejado atrás en esta bella bajada donde no serán pocas las oportunidades para detener la marcha y pasar un tiempo charlando con los lugareños, señores de una tierra donde destaca el cordero segureño. Una vez en la carretera, en poco menos de dos kilómetros alcanzaremos Santiago de la Espada.

Km. 16 – Santiago de la Espada

El producto principal, el cordero segureño

El producto principal, el cordero segureño

Esta población es el centro neurálgico del municipio de Santiago-Pontones, el cual posee una extensión de 684 kilómetros cuadrados, lo que lo convierten en el más extenso de la comarca de la Sierra de Segura. A una altitud media de 1,340 metros sobre el nivel del mar, es uno de los municipios más fríos de la provincia giennense. No es extraño el invierno en el que Santiago de la Espada queda aislado por la nieve. En esta población encontraremos todos los servicios que pudieran esperarse: atención sanitaria, guardia civil, gasolinera (a nosotros nos basta con bocatas, je je), bares y cafeterías, hotel, alquiler de apartamentos, supermercados… Es un punto estratégico si optáis por pasar unos días de pedaleo por la sierra.

Una vez estemos bien aprovisionados, aunque la etapa no pide demasiado, comenzaremos la bajada del bonito valle del río Zumeta, que va buscando hacia el norte al Segura por una encajonada orografía que nos invita a más de una parada en alguno de los miradores que encontraremos por el camino. Ésta bajada discurre por una carretera estrecha, aunque asfaltada (no dejaremos el asfalto ya en toda la etapa), pero por lo sinuoso de su trazado es importante prestar atención a las curvas y al tráfico con el que conpartimos la vía.

Km. 32 – Embalse de la Novia

Embalse de la Novio o de la Vieja, con el morrón al fondo

Embalse de la Novia o de la Vieja, con el morrón al fondo

En el kilómetro 26.5 atravesaremos la pequeña aldea de Tobos, y poco después ignoraremos el desvío a Vites, continuando la marcha siempre sobre la carretera principal. De esta forma alcanzaremos el embalse de la Novia o de la Vieja, pequeña infraestructura orientada a la producción eléctrica. No dejéis pasar por alto el morrón de cien metros de altura que encontraremos imponente a nuestra izquierda justo antes de llegar a las primeras aguas del embalse. Ese punto marca la cota de 1.000 metros sobre el nivel del mar de nuestra ruta, y continuaremos la bajada.

La carretera va tomando dirección noroeste, y sigue fiel al Zumeta, que se mantiene encerrado entre grandes paredes en algunos tramos de este pintoresco valle. En Venta Ticiano (km. 35 aprox.) se encuentra el desvío hacia las aldeas de La Muela y Marchena, dignas de una visita en otra ocasión. Así pues, no abandonaremos la carretera que discurre paralela al río hasta encontrarnos con las aguas del gran Segura.

Km. 38 – Las Juntas

Es aquí donde el Zumeta muere para dar más vida al río Segura, uno de los ríos más relevantes del sur de España, que deja las tierras giennenses donde nace para surcar Albacete, Murcia y finalmente alcanzar el Mediterráneo ya en la costa alicantina, tras haber recorrido más de 300 kilómetros.

Las Juntas, con su característico puente, es conocido por los lugareños como sitio adecuado para el baño. El que escribe da fe de ello, animando a los más valientes a saltar desde la esquina de la baranda de madera, bien alto. Un detalle importante es el de cuidarse mucho de las descargas que periódicamente tienen lugar en el embalse de La Toba o de las Anchuricas y que hacen aumentar el caudal en pocos segundos. He visto a más de uno ser arrastrado por la corriente por no salir a tiempo.

Cueva de los Anguijones

Cueva de los Anguijones

Desde aquí sólo nos queda remontar el Segura, siguiendo el desvío de la izquierda, hasta alcanzar la citada presa de La Toba y la población que le da nombre. La carretera gira ahora hacia el oeste y nos toca pedalear para salvar unos 200 metros de desnivel hasta destino. Arriba a la izquierda no es difícil identificar las dos grandes bocas de la Cueva de los Anguijones.

Atentos al kilómetro 43.5 aprox., pues allí surge a la derecha una empinada carreterita que lleva a la aldea de El Madroño. Pero esto será para la etapa siguiente, una de las más duras, así que sólo nos «haremos el cuerpo» y continuaremos plácidamente hacia las Anchuricas.

Embalse de las Anchuricas

Embalse de las Anchuricas

Km. 55 – La Toba

Llegando a La Toba

Llegando a La Toba

Tras atravesar el Parralejo en el kilómetro 46, dos kilómetros después ya podemos vislumbrar la presa del embalse de Las Anchuricas o de La Toba. Rodaremos con sus aguas siempre a nuestra izquierda para encontrar poco después de dejar atrás su cola el desvío hacia la aldea de La Toba a nuestra izquierda, nuestro final de etapa. En esta población podremos encontrar alojamiento, comida y descanso para preparar la etapa siguiente, que requerirá una piernas descansadas y fuertes. En esta aldea existe un nacimiento de agua en la parte alta que puede servir de excusa para dar un paseo y descansar las piernas.

La Toba

La Toba

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies